Camila Tinjacá

Existe un mito urbano sobre una bebida “afrodisiaca” colombiana que se preparaba hasta hace poco, licuando vivo a un animal endémico: el cangrejo sabanero (Neostrengeria macropa). Esta minuciosa y delicada figura cerámica es una búsqueda personal y reflexiva sobre el imaginario cultural del berraquillo, que permea nuestras relaciones con estos animales y pone de manifiesto las fragilidades de las que depende la vida.

Modelado en cerámica polícroma 1050°C
21,5 x 12 x 7 cm 2017



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s