Pablo Ibarra

El barro en mis manos siempre se ha sentido vivo, la metamorfosis del agua entrando y saliendo como un metabolismo siempre me ha parecido fascinante. Por otro lado, la electricidad también tiene estas lógicas de lo vivo, toma decisiones, se alimenta, se defiende y se extingue. Desde que descubrí que la cerámica y los componentes electrónicos compartían elementos muy similares y que, de hecho, muchos de los dispositivos electrónicos están hechos con cerámicas industriales. La conclusión fue bastante clara: quiero expandir el circuito en la cerámica, quiero darle vida al barro con la electricidad.

Investigación y creación

A partir de lo anterior empieza una investigación que lleva más de 5 años en proceso, en la cuál he explorado una variedad de técnicas cerámicas, en conjunto a experimentación con circuitos, programación, desarrollo de sensores artesanales y teoría muy básica en ingeniería electrónica. Gracias a esto he logrado atravesar metales entre la cerámica y lograr que conduzca, le he insertado cristales piezo eléctricos que al recibir señales de audio vibran y he logrado simular una pseudovida en las piezas cerámicas.

La intención de este proyecto es seguir generando nuevas maneras de hacer que la cerámica sea sensible y tenga maneras autónomas de sensar y comunicarse con el mundo a través de la electricidad (por ahora). Lograr no sólo que la cerámica sea una piel sensible, sino que tenga un cerebro, desarrollar criaturas cerámicas como Prometeo creó al humano, con barro y soplos divinos.

Registro sonoro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s